Saltar al contenido

Actualidad

10-04-2014

iMICROQ obtiene la certificación internacional para comercializar el kit de detección de salmonela

La compañía iMICROQ  -una empresa de base tecnológica derivada de la URV- ha obtenido la certificación internacional que le permite dar el salto al mercado para comercializar su método QFast Salmonella, un sistema innovador de detección de la salmonela en muestras veterinarias ambientales y de alimentación animal.

QFast Salmonella es considerado un método fácil de usar, rápido y con un tiempo de detección total (desde la muestra hasta el resultado) inferior a 24 horas y con un bajo límite de detección para muestras agroalimentarias. La plataforma de detección QFast se está ampliando a otros patógenos de interés como Listeria monocytogenes, Staphylococcus aureus y parámetros de control microbiológico.

En concreto, el método QFast Salmonella ha obtenido la validación y la certificación internacional UNE/EN/ISO 16140:2003 para el análisis de salmonela en muestras veterinarias, ambientales (incluida producción primaria: heces, polvo) y de alimentación animal. Además, ha recibido la autorización por parte del Ministerio de Agricultura como método de diagnóstico zoosanitario (Registros de producto 3053-RD y 3054-RD) permitiendo su uso en los autocontroles realizados por los laboratorios autorizados del Programa de Control de Salmonela en España.

Esta certificación, realizada por AENOR, está reconocida internacionalmente y establece que el método alternativo QFast Salmonella puede utilizarse y proporciona resultados equivalentes al método de referencia actual, ISO 6579:2002. Esta certificación cumple con los requisitos del Reglamento 2073/2005 sobre criterios microbiológicos.

iMICROQ comercializará dos productos: QFast Salmonella SOFT indicado para muestras de alimentación animal y QFast Salmonella HARD indicado para muestras en toda la cadena de producción agroalimentaria. Ambos productos disponibles en dos presentaciones comerciales: 48 análisis con materiales listos para su uso y 100 análisis con materiales deshidratados para laboratorios con alto volumen de muestras. Para la realización del test QFast, iMICROQ ofrece un pack de instrumentación de acuerdo con las necesidades del usuario final y con un coste competitivo que permite implementar programas de control interno en instalaciones propias.

La salmonela y sus métodos de detección

La salmonela es uno de los microorganismos patógenos que más incidencia tiene en la industria avícola y alimentaria y su análisis se encuentra regulado a nivel europeo y es objeto de Programas Nacionales de Control para reducir la prevalencia de esta bacteria y mejorar las condiciones de inocuidad de los alimentos para consumo humano.

La enfermedad se transmite al hombre de forma directa mediante la ingestión de alimentos contaminados. Es uno de los principales brotes epidémicos y afecta, en distintos grados, a unas 160.000 personas al año en Europa.

El mercado del análisis de Salmonella (estimado en 2.600 millones de euros, a nivel mundial, en 2010) dispone de muy pocos métodos capaces de proporcionar  resultados en un tiempo de detección menor de 24 horas. El mercado de análisis de salmonela se estima que crecerá a nivel mundial en forma sustancial dado que se implantarán programas de control de salmonela equivalentes a los de la Unión Europea.

El método oficial que rige el mercado permite obtener el resultado entre 2 y 5 días después de la recepción de la muestra en el laboratorio, lo que requiere, además de tiempo, el uso de equipos y la intervención de personal técnico especializados. En cambio, el kit QFast Salmonella diseñado por iMICROQ realiza la detección  in situ (en granjas, mataderos, laboratorios de control de calidad o en la línea de producción), en menos de 24 horas, y sin ningún tipo de complejidad técnica, ya que el kit contiene todos los equipos, reactivos y materiales necesarios. Además, el precio es competitivo respecto a los actuales kits y el método de referencia.

Una trayectoria que se inicia en 2010

iMICROQ está dirigida por Carlos Arias y fue promovida por Ioanis Katakis, Pablo Lozano, Diego Bejarano, Maria Viviana Duarte y Carlos Arias, como miembros del equipo del Centro de Innovación Tecnológica ATIC, adscrito en la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona (URV) e integrado en la red TECNIO de la Generalitat de Catalunya, donde se generó inicialmente la tecnología.

La compañía se creó en abril de 2010. Participó en el programa BioEmprendedorXXI de "la Caixa", Barcelona Activa y Biocat, una iniciativa dirigida a apoyar investigadores con ideas de negocio que quieran crear su propia empresa en el ámbito de las ciencias de la vida.

En 2012, iMICROQ fue el ganador de la edición de los Premios EmprendedorXXI en Catalunya y participó en la fase final de los galardones, co-otorgados por "la Caixa" y ENISA para reconocer a los mejores emprendedores de España.

Actualmente, iMICROQ cuenta con 16 empleados y prevé alcanzar una facturación de 6 millones de euros en 2016. Para ello, se ha diseñado un plan de comercialización en España, en los principales países europeos y en especial en mercado emergentes.